Historias sobre encuentros en El murciélago


 

En este montaje, participaron la OFJ, bajo la dirección de Teresa Rodríguez, quien es becaria del programa de ejecutantes del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes.

Tiene 68 años y su nombre es América, así “nomás”, dice. Es tapatía, pero desde hace su infancia radica en la Ciudad de México. Ayer fue la primera vez que entró al Teatro Degollado y que escuchó a la Orquesta Filarmónica de Jalisco (OFJ).

“He pasado tantas veces y nunca lo había visto por dentro”, expresa América, acompañada por unos amigos de Hawái, quienes están de visita en el país y decidieron que el punto de encuentro sería Guadalajara. De ahí que ella esté en su tierra natal.

Los boletos para este espectáculo, incluido en el programa cinco de la temporada De héroes y titanes de la Orquesta, fueron un regalo del hotel, donde se alojan. “Es un premio”, comenta América y pregunta si el director es hombre o es mujer, ya que no alcanza a ver bien porque la agrupación no está en el escenario, sino en el foso del Teatro Degollado, foro que ayer lució a casi 80 por cierto de su capacidad.

América fue una de las espectadoras de la historia de infidelidades y perdón, propuesta en la opereta El murciélago (Die Fledermaus), de Johann Strauss II.

En este montaje, que ayer ofreció su segundo concierto del programa en el foro de la calle Belén, participaron la OFJ, bajo la dirección de Teresa Rodríguez, quien es becaria del programa de ejecutantes del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca) como titular de orquesta; el Coro de la Fundación José Cuervo, que dirige Guadalupe Chavira; y la Compañía de Danza de Guillermo Hernández.

La primera función de El murciélago fue el pasado viernes en el Foro José Cuervo, en el municipio de Tequila.

América está atenta a la historia de los personajes del libreto, escrito por Meilhac y Halévy, como Eisenstein —Armando Mora—, Rosalinde —Yvonne Garza—, Adele —Anabel de la Mora—, Príncipe Orlofsky —Daniel Vargas—, Alfred —Víctor Hernández— y Dr. Falke —Édgar Gil—.

A veces, América olvida los cantantes y se concentra en la proyección, que está arriba del telón, donde se puede ver la traducción de las piezas. La escenografía del montaje es multimedia, las imágenes proyectadas son las de palacios vieneses y jardines europeos. Esta tarea de seleccionar los paisajes estuvo a cargo de Rafael Blázquez.

Para América, quien se dedicada al hogar, es importante que se mantenga este tipo de espectáculos. “Yo me voy, pero sería bueno que la gente, que se queda, pueda ver trabajos así”. Y recuerda, gracias a la opereta, El lago de los cisnes en Chapultepec, el cual ya vio y recomienda ir a verlo porque vale la pena como experiencia.

Como ella, los asistentes ríen con la historia de una esposa infiel y de un marido mentiroso,  quienes para descubrir las verdades eligen la falsedad y también el perdón.

 

Anuncios

Déjanos un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s