El tema 2 consta de los siguientes apartados:
  1. Canto bizantino.
  2. Dialectos de Occidente.
  3. La creación del canto gregoriano.
  1. La transmisión oral.
  2. Etapas de la notación.
  3. La notación del canto de Solesmes.
  1. La transmisión del la teoría griega de la música.
  2. Teoría de la práctica.
  3. Los modos eclesiásticos.
  4. Solmisación.
  5. El sistema de hexacordos.

LA EXPANSIÓN DEL CRISTIANISMO

Jesús de Nazaret, cuya vida y enseñanzas dieron lugar al cristianismo, era judío y a la vez súbdito del Imperio Romano. Sus enseñanzas partían de las escrituras judaicas, si bien sus instrucciones de “hacer discípulos de todas las naciones” (San Mateo 18, 19) desencadenaron un movimiento que se extendió a lo largo y ancho del mundo romano. San Pablo (ca. 10-ca. 67 d.C.) y otros apóstoles viajaron por Oriente Próximo, Grecia e Italia proclamando el cristianismo como una religión abierta a todos. La promesa de la salvación después de la muerte, así como su fuerte sentido de comunidad entre las clases sociales, atrajo a muchos que se convirtieron al nuevo credo. Las  mujeres se sintieron también motivadas por el cristianismo y desempeñaron un papel fundamental en su crecimiento.

A los súbditos de Roma se les permitía la práctica de sus propias religiones siempre y cuando venerasen también a los dioses y emperadores romanos. Pero cualquier grupo que venerase a un solo dios y negase a los otros buscando convertir a gentes de todas las nacionalidades suponía una amenaza para la religión del Estado y, por ende, para el Estado mismo. Los cristianos fueron perseguidos en distintas ocasiones; tenían que congregarse en secreto y algunos sufrieron martirio. Sin embargo, el  cristianismo siguió captando adeptos, incluso entre las pudientes y poderosas familias romanas.

En el 313, un año después de su conversión, el emperador Constantino I (r. 310-337) emitió el Edicto de Milán,por el cual se legalizaba el cristianismo y se permitía la propiedad privada de la Iglesia. Para entonces, el cristianismo estaba firmemente establecido en la mayor parte de las ciudades del Imperio. En el 392, el emperador Teodosio I (r. 374-395) convirtió al cristianismo en la religión oficial y prohibió todas las demás,con excepción del judaísmo. La iglesia se organizó siguiendo el modelo del Imperio, con territorios llamados diócesis y una jerarquía de Iglesias locales, obispados y arzobispados encabezados por los patriarcas de Roma, Antioquía, Alejandría, Constantinopla y Jerusalén. Hacia el 600, la totalidad del territorio otrora controlado por Roma era prácticamente cristiano.

3 comentarios en “La expansión del cristianismo

Déjanos un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s