El tema 5 consta de los siguientes apartados:

  1. Organum libre.
  1. Los modos rítmicos. (Está usted aquí)
  2. Léonin y el Magnus liber organi.
  3. El organum de Léonin.
  4. Clausulae de sustitución.
  5. El organum de Pérotin.
  • El conductus polifónico.
  • El motete
  1. Motetes tempranos.
  2. Motetes de finales del siglo XIII.
  • La polifonía inglesa.
  • Una tradición polifónica.

LOS MODOS RÍTMICOS

Por primera vez desde la Grecia antigua, los compositores de Notre  Dame desarrollaron una notación que indicaba la duración de las notas, un paso de enorme trascendencia para música posterior. Concibieron esta notación a finales del siglo XII y fue descrita en un tratado del siglo XIII atribuido a Johannes de Garlandia. En lugar de utilizar la forma de las notas para indicar su duración relativa, como ocurre en la notación moderna, emplearon combinaciones de grupos de notas, o ligaduras, para indicar patrones de longa (notas largas) y breve (notas cortas). Existían 6 patrones básicos, llamados “modos” por Garlandia y conocidos hoy como modos rítmicos. Éstos se identificaban por un número y se muestran aquí tanto como patrones de longa (L) y breve (B), como en una transcripción moderna:

Esta unidad básica de tiempo (tempus, pl. tempora), escrito aquí como una corchea, se anotaba siempre en grupos de tres. Este agrupamiento era un resultado natural de la alternancia de los modos 1 y 2 de una longa (2 tempora) y una breve (un tempus). Para mantener los grupos de tres en los modos 3, 4 y 5, la longa se extendía a tres tempora y se duplicaba la longitud de la 2ª breve en los modos 3 y 4. Los modos 1 y 5 eran los más usuales y según parece los más antiguos. El modo 4 se empleaba raras veces y, en principio, quizá se incluyera para completar el sistema.

En teoría, una melodía del modo 1 consistiría en las repeticiones del patrón, terminando cada frase con un silencio:

Imagen

Pero una melodía así podía resultar monótona, por lo que en la práctica el ritmo era más flexible. Las notas podían dividirse en unidades más pequeñas o dos notas de un mismo patrón podían combinarse en una sola. En algunas piezas, el modo cambia de una frase a la siguiente, mientras que numerosas composiciones combinan el modo 5 en el tenor con otro modo en la voz superior.

Ejemplo 5.5
Ejemplo 5.5

Para indicar cuál de los modos rítmicos estaba en vigor, los copistas empleaban ligaduras, signos derivados de los neumas compuestos de la notación del canto llano, los cuales denotaban grupos de notas. Cuando una melodía estaba escrita como se muestra en el ejemplo 5. 5a, con una ligadura simple de tres notas seguidas por una serie de ligaduras de dos notas, ésta advertía al cantante para que utilizase el modo 1, como se muestra en la transcripción el ejemplo 5. 5b. Puesto que las ligaduras son los rasgos clave de la notación rítmica, en las ediciones modernas se representan mediante corchetes horizontales sobre las notas, como se ve aquí. En este modo, cada ligadura termina en una longa, mientras que todas menos la primera tienen el mismo patrón rítmico, permitiendo que la notación sea de asequible lectura una vez nos hayamos familiarizado con ella. Los otros modos rítmicos se muestran de manera similar, con una combinación diferente de ligaduras para cada modo. Las desviaciones con respecto al patrón prevaleciente, los cambios de modo con los tonos repetidos (que podían no incluirse en las ligaduras) hacían necesarias ciertas modificaciones.

Un comentario en “Los modos rítmicos

Déjanos un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s