Un pianista que conmueve


 

El rumano Radu Lupu es uno de esos artistas que desprende una gran seriedad en sus interpretaciones, inspirando siempre confianza en sus conciertos o recitales. Fue el verano pasado el elegido por Claudio Abbado en Lucerna para tocar a su lado uno de los conciertos de piano de Brahms, al no llegar a un entendimiento con la anunciada Hélène Grimaud. Obviamente, no defraudó. La personalidad de Radu Lupu se vislumbra desde los pequeños detalles.

No es un pianista que centre sus actuaciones en el virtuosismo. Sus versiones desprenden sosiego y cercanía, como fruto inmediato de la sabiduría que otorga una experiencia acumulada y a la vez asimilada. En los cuatro impromptus de Schubert, con los que comenzó su recital madrileño, creó desde el primer instante una atmósfera de reunión de amigos heredera de las míticas schubertiadas. Sin renunciar al rigor llenó sus interpretaciones de sensibilidad, de una naturalidad envolvente.

Volvió a Schubert en la segunda parte con el mismo espíritu, aunque con una mayor solidez interpretativa si cabe. Entre los dos bloques dedicados a Schubert, Radu Lupu expuso una lectura compacta y sutil del Preludio, coral y fuga, de Cesar Franck, redondeando así una tarde en la que la sensación de interioridad, de profundidad, se impuso sin aparente esfuerzo. En cierto modo fue una reivindicación del estilo de otra generación en la manera de enfrentarse al piano. Sin golpes de efecto, sin exhibicionismos técnicos. La personalidad de Radu Lupu hizo que salieran a flote valores muy consistentes que a veces se pierden en el fragor del mundo del espectáculo

 

Anuncios

El pianista Jeremy Denk graba Ligeti y Beethoven


El pianista norteamericano Jeremy Denk, asimismo un notable escritor, ha realizado su primera grabación para Nonesuch Records, un disco que saldrá a la venta el 15 de mayo. Para su debut en Nonesuch, Denk ha elegido los Estudios de Ligeti, Libro I y II, y la Sonata nº 32 de Beethoven. En el folleto del disco, Denk justifica su elección porque “La conexión musical más significativa para mí es entre los amplios lienzos intemporales de Beethoven y los pequeños fragmentos, como picotazos, de infinito de Ligeti. Casi todos los Estudios visitan el infinito: Ligeti lo usa casi como una especie de cadencia, un punto de referencia [… En Ligeti] el infinito está siempre rondando alrededor, recordándonos que no es algo imposible, que existe. Pienso en el modo en que -entre otras cosas- Beethoven se deja ir al final de la Arietta, el modo en que indica un final sin final implica un espacio infinito de silencio que subyace bajo la obra.”

Con anterioridad, Denk grabó French Impressions, un álbum con música de Saint-Saëns, Ravel y Franck, con el violinista y colaborador habitual Joshua Bell para Sony Classical a comienzos de 2012. En 2011 grabó una selección de Partitas de Bach para Azica Records, y un disco con música de Ives para Think Denk Media en 2010, que fue bien acogido por la crítica.