Pensando (y creciendo) en voz alta


El cantautor Manolo Tarancón apuntala su ascendente carrera con ‘Reflexiones’, un cuarto disco rotundo y liberado de ataduras.

Si eres cantautor en castellano, con unos referentes y unas trazas que no son el epítome de lo cool entre el joven y atropellado consumidor de música que se estila hoy , y además has de cargar con el sambenito de las odiosas comparaciones, digamos que lo tienes crudo. Si además ocurre que es el propio músico quien debe producir, promocionar, presentar y dar a conocer por medio país su propuesta con cargo a su propio bolsillo, aún pinta más negro.

Tan sombrío panorama es extensible a cualquier creador, es lo que hay, pero, en el caso de Manolo Tarancón, tanto obstáculo estuvo a punto de hacerle tirar la toalla: “Cuando acabé Horas Vacías no salían conciertos, la cosa estaba muy parada, y ahí fue donde entró David García (Limbotheque), quien me sacó de casa porque estaba muy cabizbajo, un poco depre”, cuenta, pero “cuando te gusta mucho todo esto, te quitas de encima todos esos demonios y sin darte cuenta, lo estás volviendo a hacer”.

Y lo que ha vuelto a hacer es lo que mejor sabe. Así que no le quedó más remedio que empaparse de unas vibraciones positivas que no siempre le han empujado. El resultado es Reflexiones, un cuarto disco rotundo, heterogéneo, luminoso y liberado de ataduras. Su mejor trabajo hasta la fecha, aunque reconoce que lleva tiempo buscando su sonido.

Editado en La Viejita, el sello que el propio Tarancón se montó con el cantautor leonés Fabían, porque “salvo que veas muy claro que el sello te va a dar una buena contraprestación de promoción y conciertos, no queda otra vía que la autogestión. Y más con la venta online y las redes sociales. El peaje que tienes que pagar para que el disco se distribuya en tiendas no vale la pena”.

La heterogeneidad se explica porque “al ser una colección de canciones, cada tema es independiente. No hay eje conductor”. Aunque el hecho de haber grabado entre el estudio de Paco Loco en Puerto de Santa María y el de Paco Morillas, en Valencia, junto a Carlos Soler Otte (Damien Lott), sí redunda en un sonido que “buscaba una producción más pop en unos temas y en otras más oscura”. Reconoce que “a mucha gente la sorprendía eso de grabar en dos estudios, y podía haber sido un problema el homogeneizarlo todo en la masterización, pero estoy contento con la decisión”.

Y de entre todos los músicos con los que ha colaborado últimamente, apunta a Tórtel como el proyecto que más le ha ayudado a dotar de cierta brisa mediterránea su propia música, porque “me di cuenta de que canciones que podían ser similares por temática a las mías, podían gozar de un tratamiento mucho más luminoso, y Tórtel me ha enseñado a hacer canciones comprometidas pero menos drásticas”.

Es por ello que, entre aproximaciones a sonoridades para él insospechadas (aires de bossa y ranchera, nada menos), también destacan las aportaciones externas. Como la guitarra de Jesús de Santos (Polar) o las voces de Vanessa Prado (La Gran Alianza) y Carol García (Limbotheque).

Anuncios

El poema sale de la botella para subir al escenario


Nueve horas de recital, música y ‘performance’ y una revista culminan un singular proyecto literario promovido por un hostelero.

“Bueno, aquí estamos. Si quieren preguntar…”. El poeta y hostelero Francisco Mateu no puede evitar un gesto tímido ante los periodistas que, precisamente, él mismo ha convocado. Su timidez, sin embargo, no ha sido un obstáculo para embarcar a más de dos centenares de poetas y no sólo poetas en el singular proyecto lírico y solidario consistente en la organización de nueve horas de Mar-atón de poemas solidarios, que ofrecerá recitales, música y performances, y la presentación de la revista Un mar de poemas solidarios. Ambos tendrán lugar este sábado en el Teatro Micalet de Valencia a partir de las 12 horas. La entrada y el servicio de guardería serán gratuitos.

Todo empezó muchos tiempo atrás. La afición de Mateu por la poesía es conocida más allá de la clientela habitual del restaurante Chez-Lyon de Valencia. Empezó reglando versos. Luego surgió la idea de meterlos en una botella, que fue bien acogida. Tanto que pensó en vender los versos embotellados y destinar las ganancias a una entidad benéfica, como la Asociación de Padres de Niños con Cáncer. Se han vendido más de 1.400 botellas con composiciones de más de 200 poetas y aficionados, muchos de los cuales introdujeron en sus poemas manuscritos con un dibujo, una pintura o una caligrama.

Entre los participantes hay poetas tan premiados como Francisco Brines, Carlos Marzal, Vicente Gallego o Marc Granell. La artistas plástica Carme Calvo también participa. Hay poemas procedentes de varias ciudades de España, y algunos llegados del Japón. Algunos han repetido autoría en los poemas embotellados. “Bueno, como yo”, reconoce Mateu.

Todos han mostrado su disposición a colaborar en la inciaitiva poética-solidaria, y especialmente, el diseñador Daniel Nebot, el director teatral Antoni Tordera, la poeta Maribel Valero (que ha hecho la selección poemas embotellados para la revista), el director del teatro Escena Erasmus, Josep Valero, un transformista, o los empresarios de Antalis Iberia (que ha donado el papel) y Gráficas Vernetta (que imprime la revista de manera desinteresada). Parafraseando a Brines, puede que la poesía no tenga un público muy amplio, pero sí lectores, y muchos amigos.

“No deja de ser significativa la respuesta de la gente: la poesía es muy necesaria hoy”, apunta Tordera, que define el espectáculo del Micalet como “un pequeño islote multidisciplinar”. “No sé lo que va a pasar, pero vamos a leer, a cantar, a escuchar música.. Ya veremos”, añade.

“La revista intenta trasladar la idea, la sensación, de que se va construyendo de manera espontánea”, señala Nebot. La publicación tiene voluntad de continuidad y tendrá distribución en librerías y otros establecimientos.

Las botellas, que siguen produciéndose, se pueden adquirir en restaurantes, librerías (como la del Muvim) y otros establecimientos amigos.

El planeta Johnston colisiona con España


Una muestra de los dibujos y una gira de conciertos traen a cuatro ciudades las legendarias visiones de un icono del ‘grunge’.

“No dejes que nadie te diga que es mejor vivir colocado que en la realidad”, proclama en tono amenazante el superhéroe Destructor de drogas en uno de los dibujos hechos a boli, rotulador o simple lápiz de madera. Una lucha, en cierto modo, que el propio Daniel Johnston ha librado en sus con los medicamentos que le han acompañado siempre para darse de tortas con la enfermedad mental que le ha mantenido toda su vida haciendo equilibrios en los bordes de la locura y la genialidad. Un emocionante universo que la Casa Encendida explora estos días con la exposición sobre la figura de un artista convertido en todo un icono de una generación de músicos que le veneró como Sonic Youth, Kurt Cobain o Yo la tengo. Un recorrido a través de sus dibujos, primeras grabaciones en casete y un concierto que se celebrará esta noche en la misma Casa Encendida.

Y ahí estaba él haciendo la prueba de sonido esta mañana. Con una botella de Coca-Cola light y toda la pachorra del mundo. Leyendo sus propias canciones que recuerda con dificultad y que lleva anotadas en páginas arrancadas de un gran bloc de notas. Pantalón de chándal, polo raído y como recién levantado, con una pequeña guitarra, tocando para 13 periodistas como si fuera la primera vez que tenía público. “¿Queréis que toque otra?”, ha soltado con toda la amabilidad e ingenuidad de un primerizo.

En el piso de arriba, una sala del centro cultural alberga una retrospectiva de los dibujos que su manager y amigo Jeff Tartacov fue coleccionando durante años. En cuatro magnetofones pueden escucharse las cintas de sus primeras grabaciones, también el del álbum mil veces reproducido en camisetas Hi, how are you. En esa cinta, en uno de los temas dice: “Soy un niño en mi universo”. Y así es como ha transitado en una vida de luz y mucha oscuridad, a través de una estructura de personajes imaginarios que no le han abandonado nunca y en los que siempre, de alguna forma, está él: la rana Jeremiah, Joe el Boxeador, el pato de dos cabezas o el Capitán América.

Todos ellos forman un sistema de pensamiento –sí, aunque suene pretencioso- que va de la inocencia a la experiencia siempre inacabada, con los peligros de la corrupción del espíritu representados por figuras demoniacas. Al final del camino se encuentra la redención espiritual en forma del fantasma Casper que no se ha cansado de dibujar nunca. Un zootropo construido con la rueda de una bicicleta da vida a este personaje mientras gira a toda velocidad al fondo de la sala.

La muestra -“la más completa de este artista realizada en España”- se inaugura el próximo viernes y está comisariada por Estela Aparisi e Iñigo Pastor, de Munster Records (el sello que tiene algunos de sus derechos). Bajo la apariencia naïf e infantil de su obra, se encuentra un complejo mundo de simbologías que, al final, se interroga sobre esas preguntas que sitúan siempre en el límite al ser humano.

Artículos relacionados:

Peinando canas con dignidad


“Fue la mejor noche que se les recuerda aquí en mucho tiempo”.

Teniendo en cuenta que la banda de Mike Scott ha visitado Valencia en numerosas ocasiones en las últimas décadas, y sin dejar de tener presente que no van a desperdiciar ese bucle nostálgico en el que se ha convertido el circuito musical en directo, y del que nuestra ciudad, particularmente, participa con tanta entrega (era previsible que su reciente álbum musicando poemas de Yeats no iba a gozar de lugar preeminente), calibrar la valía de su concierto del viernes obliga a reparar en detalles.

Porque la elección del Palacio de Congresos en Valencia solo puede entenderse como una necesidad de aforo, y no como un marco en el que, ni mucho menos, los Waterboys fueran a aligerar la carga rockera y grandilocuente que siempre les ha singularizado. Ni veleidades acústicas ni rebajas de intensidad.

Y porque si tenemos que hablar de momentos con los que ratificar que fue la mejor noche que se les recuerda aquí en mucho tiempo, hay unos cuantos que pueden servir: el arrollador toque de corneta con Rags; la fusión folk de filiación celta entre The Thrill Is Gone y esa And The Healing Has Begun de un Van Morrison al que siempre han reverenciado; la extraordinaria lozanía exhibida por unas apabullantes e inoxidables Glastonbury SongBe My Enemy o The Pan Within; y, sobre todo (y esta era la novedad), la imponente capacidad teatralmente dramatizadora de Mike Scott para hacer de médium de W. B. Yeats enNews For The Delphic Oracle y Mad As The Mist And Snow, justo en el interludio de un concierto en el que, arropado por una banda que ejecuta al dedillo, se mostró pletórico.

Nadie es perfecto

Motivos suficientes para hacer la vista gorda ante la forma en la que, quizá llevado por el pegajoso ardor ambiental (cánticos populares vengan o no a cuento, una traductora improvisada e incluso la recuperación de aquella camiseta del equipo de fútbol del Valencia que le fue regalada hace diez años), desbravó The Whole Of The Moonpara convertirla en soniquete de fondo para presentar a su banda. Nadie es perfecto.

Artículos relacionados:

“Es un gran artista. ¿Genio? Qué importa”


El exmanager de Daniel Johnston, Jeff Tartakov, es una de las piezas.

Jeff Tartakov, 55 años, es una de las piezas clave en el éxito de Johnston. Ejerció de manager, pero también de amigo y muchas veces de canguro del artista, que en 1993 le despidió. Su colección de dibujos de Johnston puede verse en La Casa Encendida del viernes que viene al 10 de junio en la exposición Visiones simbólicas. Una mirada al universo de Daniel Jonhston. Tartakov responde a estas preguntas por correo electrónico.

Pregunta. ¿Cómo reunió su colección?

Respuesta. Hasta mediados de los noventa toda mi colección procedía de Daniel. Pero cuando me despidió le devolví muchos de los dibujos, solo me quedé con los que me había regalado o con los de sus cartas. En 1996 o 1997 se mudó con sus padres a un par de horas de Austin y venía a menudo a la ciudad para intercambiar sus dibujos por discos o comics. Así que empecé a coleccionarlos de nuevo comprando todos los que encontraba. Entre ellos también algunos de los que le había devuelto.

P. ¿Qué ve uno en sus dibujos?

R. El mundo interior de una mente fuera de lo común y muy creativa. Su sentido del humor, su tristeza, sus miedos y amores. Una enfermedad mental es algo terrible y creo que aunque Daniel no hubiese estado enfermo, habría sido un artista con éxito.

P. ¿Cómo describiría usted a Johnston?

R. La mayor parte del tiempo le veo como una persona normal que ha decidido dedicar su tiempo a encerrarse en casa oyendo música y creando. No me parece el estilo de vida de un loco. A mucha gente le gustaría vivir así, pero a él le sale mejor que a la mayoría. Supongo que en cierto modo es un genio, pero prefiero no pensar en él en esos términos. Es un gran artista y un gran compositor, así que no me importa si realmente es o no un genio.

P. ¿Por qué le despidió?

R. Paranoia. En ese momento no estaba bien, pensaba que todos conspirábamos contra él.

P. ¿Qué tipo de relación mantienen?

R. Somos amigos. Le vi hace unas semanas en Austin durante el festival South by South West. Estuvimos media hora charlando.

P. ¿Qué aprendió junto a él?

R. Bastante. A visar alto sin temer el fracaso, la importancia de la ambición. Se atrevió a tener éxito y siempre le admiraré por eso.

P. ¿Cómo es la etapa actual de Jonhston y cómo ve su futuro?

R. Me alegro de que siga vivo y de que siga siendo capaz de disfrutar al menos de parte de su éxito.

P. Elija los mejores y los peores momentos junto a él.

R. El mejor es de 1990, cuando actuó en los Premios de la Música de Austin. No le veía desde que dejó la ciudad tres años antes y fue la primera vez que le vi actuar ante un gran público. Era un gran concierto ante varios miles de personas y fue increíble ver la reacción del público ante sus canciones. El peor, fue enterarme de su accidente de avioneta tan solo unos días después de su regreso triunfante a Austin.

P. ¿Cómo definiría la enfermedad de Johnston?

R. Sufre un desorden bipolar.

P. Usted ha sido y sigue siendo un promotor del arte y la figura de Johnston, pero ya no viaja junto a él. ¿Cómo se siente al respecto?

R. Estoy contento con cómo ha evolucionado la situación. Viajar alrededor del mundo con Daniel es un trabajo duro y me alegro de que su hermano sea capaz de hacerlo. Me gusta poder promocionar su música y su arte mientras otra persona se encarga de él. Su familia ha hecho un buen trabajo ocupándose de él y yo sigo ayudando a mi manera.

Cancelan un concierto de Aute en Altea al venderse sólo 70 de 890 butacas


La decisión de la suspensión es objeto de polémica ya que la firma Búho Management afirma que ha sido adoptada unilateralmente por el Ayuntamiento alicantino.

Un concierto del cantautor LuisEduardo Aute inicialmente previsto para mañana en el Palau de Altea ha sido cancelado después de que solamente se vendieran 70 de las 890 localidades puestas a la venta. La decisión de la suspensión es objeto de polémica ya que la firma Búho Management, que representa al artista, afirma que ha sido adoptada unilateralmente por el ayuntamiento alicantino, del que depende el Palau, mientras que éste último lo atribuye a una empresa intermediaria, la murciana Oí Producciones, que trabaja en la zona para Búho Management.

La concejal de Cultura de Altea, Marga Riera, que, a causa de la actual crisis económica, el concierto de Aute ha sido organizado por el denominado modelo “a taquilla”, que consiste en que la empresa promotora asume todos los gastos de la actuación sin coste alguno para las arcas municipales y, a cambio, se embolsa íntegramente el dinero por la venta de localidades.

Sin embargo, ha añadido que hasta el momento se habían vendido únicamente 70 de las 890 localidades disponibles a un precio de 26 euros, lo que suma 1.820 euros. Según Riera, “Oí Producciones” les comunicó la pasada semana que querían cancelar el concierto porque, al parecer, no llegaban a cubrir los gastos. “Nosotros no hemos suspendido nada puesto que es la empresa intermediaria quien comunica al ayuntamiento que quiere suspender el concierto”, ha incidido la concejal.

Por su parte, fuentes de Búho Mana han confirmado a EFE que para la actuación en Altea les representaba “Oí Producciones” aunque, en todo caso, han asegurado que ni ellos ni la intermediaria son los responsables de la cancelación.  En un comunicado, Búho comunica que ha puesto este asunto en manos de sus servicios jurídicos para estudiar “cómo proceder” y lamenta “profunamente el desconcierto y las molestias que haya podido originar al público todo este asunto” en un asunto en el que reiteran que son “totalmente ajenos”.

Asimismo, un responsable de “Oí Producciones”, Manuel Robles, ha manifestado hace unos días había trasladado al ayuntamiento que estudiaban la posibilidad de la cancelación por la “demora en la venta de entradas”, aunque no habían llegado a tomar ninguna decisión.

Por ello, Robles cree que ha podido haber “precipitación” por parte de la concejal de Cultura al tomar una determinación “sin el consenso con la otra parte”. En todo caso, a las 70 personas que habían comprado una entrada se les devolverá el importe por el mismo canal por el que la adquirieron.

Los empleados del Real: “Como nos toquen la hucha, Plácido canta en la ducha”


  • Se han manifestado este jueves para denunciar una reclamación “abusiva”.
  • Por error de la dirección no se les aplicó la reducción salarial de los empleados públicos.
  • Amenazan con paralizar las funciones de Cyrano de Bergerac, en mayo.

Los trabajadores del Teatro Real se han concentrado este miércoles por la tarde ante el coliseo con pancartas en las que advierten que si la dirección persiste en detraer de sus nóminas el millón de euros que han cobrado “erróneamente” no podrá estrenarse en mayo “Cyrano de Bergerac”, que protagonizará Plácido Domingo.
“Como nos toquen la hucha, Plácido canta en la ducha”, “No somos ni funcionarios ni millonarios”“No subimos el telón si nos roban un millón” son algunos de los mensajes de las pancartas que los representantes sindicales de los 316 empleados del teatro han desplegado frente a la entrada principal del Real ante una discreta presencia policial y una unidad del SAMUR.

Informar a los espectadores

Su intención es repartir entre los espectadores que esta noche asistirán al estreno de “Vida y muerte de Marina Abramovic”, una función de abono para la que se han agotado las localidades, octavillas en las que explican, en inglés y castellano, su situación.

“Hace dos años, a causa de las reducciones en las aportaciones que el teatro percibiría, pactamos con la empresa una serie de medidas que comprendían reducciones salariales y flexibilizaban nuestras condiciones laborales (…) Ahora debido a unaerrónea gestión por parte de los responsables de esta empresa, se nos hace unareclamación injusta, abusiva y desproporcionada“, señalan en la octavilla.

Se refieren a que la dirección les ha comunicado que, en cumplimiento de lo que les insta Hacienda, han de devolver un millón de euros –entre 3.000 y 6.000 euros cada empleado, prorrateados en las pagas extraordinarias de 2012 y 2013- al no habérseles aplicado la rebaja de sueldo de los empleados públicos, una cantidad que se quedará en las arcas del coliseo.

El portavoz del comité de empresa, Francisco López, ha explicado a Efe que la dirección del teatro les ha comunicado en la última reunión que “no hay margen de maniobra, que no depende de ellos, sino de la Intervención del Estado, y que están obligados a detraer esa cantidad”.

Por ello, ha dicho, continuarán las movilizaciones y seguirán intentando “la vía del diálogo”, para evitar la huelga “que no es conveniente para ninguna de las partes”.
Si no llegan a un acuerdo, su plan es paralizar las cinco funciones de “Cyrano de Bergerac“, cuyo estreno está previsto el próximo 10 de mayo.

Hacienda instó en enero a devolver el millón de euros percibido indebidamente por sus empleados, a los que no se les rebajó el 5 por ciento que sí perdieron el resto de los trabajadores de las empresas públicas, un porcentaje que ya se les ha restado en la última nómina.

Adelanto del nuevo disco de Love of Lesbian


La banda catalana ha publicado tres temas de su séptimo álbum, «La noche eterna. Los días no vividos», que saldrá a la venta el próximo 22 de mayo.

La banda catalana Love of Lesbian ha adelantado tres de las nuevas canciones que formarán parte de su séptimo disco, «La noche eterna. Los días no vividos», que saldrá a la venta el próximo 22 de mayo.

«Hay un bloqueo bestial», afirma la voz de Santi Balmes con ese característico tono que tiene. Desde 1997 se han trabajado su hueco y continúan mordiendo éxitos allá por donde pisan. «El hambre invisible»es el primer sencillo con el que esperan asentarse, si no lo están ya, definitivamente en el podio del indie patrio y ganar nuevo público. A priori, contiene los elementos necesarios para convertirse en un verdadero éxito…

Pese a que a lo largo de la letra rezan «cambiar de actitud», lo cierto es que el disco no contiene demasiados cambios respecto al «sonido Lesbian». Estética electrónica y una filosofía continuIsta. Más de lo mismo, pero a su manera. Fiel a su estilo. En su habitual carga eléctrica se envuelve «Los seres únicos», mientras que la tranquilidad se reparte en «Wio», donde se puede escuchar: «Si huimos hoy, no enloqueceré».

El adelanto de estos tres temas ha adquirido tintes de fenómeno nacional tras colgarse en plataformas de «streaming» como Spotify o permitirse su descarga a través de iTunes. En redes como Twitter los fans de los autores de «Allí donde solíamos gritar», un verdadero himno generacional, se han deshecho en halagos hacia la banda.