Propuestas de arte, teatro, cine y música para los próximos siete días



ARTE. Damas portentosas. Las exposiciones de esta temporada la Red Itiner bien valen un pequeño viaje fuera de la ciudad. No es tan sencillo poder contemplar a la vez, en un mismo espacio, a artistas tan portentosas como Frida Kahlo, Cindy Sherman o Susy Gómez. ConEllas. Creadoras de los siglos XX y XXI (Centro Cívico José Saramago; avenida del Mediterráneo, 24 de Leganés; hasta el 25 de abril) puede hacerse una idea cabal de la producción artística de mujeres de los dos siglos en distintos campos y soportes, fotografía, pintura o vídeo. Las 24 obras se dividen en dos temas: En cuerpo y alma, con obras de Frida Kahlo, Gisèle Freund o Marina Abramovic que reflexionan sobre esta dualidad, y con alguna pieza íntima como el Diario de Frida Kahlo o el cuerpo desnudo sin censuras de Victoria Diehl. Interior/Exterior incluye obras de Esther Ferrer, Isabel Quintanilla o Ouka Leele, que compaginan la belleza de la naturaleza sin obviar la capacidad crítica, informa María José Díaz de Tuesta.

DANZA. Los Vivancos atacan de nuevo. Los siete hermanos vuelven dispuestos a reconquistar la escena madrileña. Entrenados en muy diversas disciplinas, desde el ballet a las artes marciales, pasando por la música y el claqué, los Vivancos estrenan Aeternum (Teatro Nuevo Alcalá; del 18 al 3 de junio), inspirados en la colaboración con Daniele Finzi Pasca, uno de los regidores más reputados del Circo del Sol. Magia, música original de Fernando Velázquez grabada por la Orquesta Sinfónica de Budapest, y la inclusión de elementos de magia dentro de un complejo aparato escénico de corte retrofuturista son algunos de los prometedores elementos del montaje. Cultivados, agresivos y generosos en el escenario, en Aeternum buscan ir más allá de sus límites, informa Roger Salas.

CINE. Siddig y El Cairo. Alexander Siddig (Sudán, 1965), un actor habituado a encarnar papeles mediterráneos, protagonizó en 1992 junto a Ralph Fiennes Lawrence después de Arabia. Ahí comenzó su carrera en el cine, que fue mejorando desde Límite vertical a El reino de los cielos, El imperio del fuego, Syriana, Furia de titames o Miral. Un tipo de mirada dulce y cuerpo fibroso, de finas actuaciones como la que despliega en Cairo time, ahora en cartel, un filme pequeño que casi parece más una obra de teatro. Una delicia que no hay que desperdiciar, informa Gregorio Belinchón.

TEATRO. Desde donde se ve a todos. Juan Mayorga es en estos momentos nuestro dramaturgo vivo más representado en la escena internacional. Sus obras se estrenan con notable éxito en los cinco continentes, y en nuestro país siempre se esperan con expectación las puestas en escena de cualquiera de sus brillantes textos. Ahora la sala Cuarta Pared (a partir del día 18 de abril) ofrece la mirada que la compañía La fila de al lado ha dado a uno de sus textos más elogiado:El chico de la última fila. El director Víctor Velasco y un puñado de buenos actores (atención al joven Samuel Viyuela porque va a pegar fuerte), han sabido contar con inteligencia, e incluso humor, esta obra sobre las relaciones de poder más estrechas: las que se mantienen entre maestros y discípulos, entre padres e hijos. Sobre las miradas de los que eligen la última fila, en la que nadie te ve pero desde la que sí se ve a todos los demás, informa Rosana Torres.

CLÁSICA. Concierto de un siglo en guerra. El siglo XX, iniciado desde el París de las partituras de Debussy y Ravel, fue una centuria de búsqueda. Una vez superado el romanticismo wagneriano, y con los últimos coletazos del impresionismo, los compositores afrontaban una etapa confusa en la que la propia historia iba cambiando con crueldad la forma de hacer música. Una buena representación de esa búsqueda, de ese inicio desde cero de EE UU a la Rusia soviética, pasando por la Europa totalitaria, se podrá escuchar en el concierto del Ensemble Intercontemporain del sábado. El grupo fundado por Pierre Boulez en París hace décadas llega al Auditorio Nacional con un Stravinsky que se rinde ante el dodecafonismo de Schönberg, con los Trois poèmes deStéphane Mallarmé de Ravel y el lirismo renovado de las Folk songs del italiano Luciano Berio. Además, un estreno en nuestro país: Palimpseste de Dalbavie. Y la oportunidad de escuchar a uno de nuestros compositores actuales mejor valorados: el grupo se atreverá con Diferencias, de Jesús Torres, informa Miguel Pérez Martín.

POP. El talento inútil. Decía Chris Blackwell, (descubridor de luminarias musicales como U2 o Bob Marley) que Mike Scott, líder y único componente fijo de The Waterboys desde su fundación en 1981, era la persona con más talento que había conocido en su vida. Claro que, añadía, era también el que más lo había desperdiciado. Talento y oportunidades: hubo un momento en el que The Waterboys parecían destinados a ser los nuevos U2, y entonces Scott publicó dos (maravillosos) discos de folk irlandés. En su última aparición, la que le trae al teatro Kapital de Madrid el próximo martes, ha grabado An Appointment With Mr. Yeats, una colección de poemas de W. B. Yeats musicados por este geniecillo odioso, informa Íñigo López Palacios.

Anuncios

Disponible nuevo PODCAST de “Grandes ciclos”: Szymanowski – Tras la Revolución Rusa


Ya está disponible el PODCAST del día 9 de abril y su descarga:

En 1917 se abre un período poco prolífico para nuestro autor. De esa época de sequía musical escuchamos Deméter, op. 37b; los 3 Caprichos de Paganini, op. 40; los 4 Cantos op. 41 (sobre poemas de Rabindranath Tagore); la orquestación de una selección de las Canciones del Muezín engreído op. 42; una selección del ballet Mandrágora op. 43 y una selección de la ópera El Rey Roger.

9 de abril: Szymanowski – Tras la Revolución Rusa DESCARGA PODCAST

Classify, música clásica en Spotify


El servicio musical estrena una aplicación para aprender a disfrutar y descubrir los clásicos.

Aunque se llame Classify la aplicación no sirve para poner orden, sino para descubrir y paladear la música clásica en Spotify. De momento solo funciona en PC y Mac, pero no en móviles y tabletas.

Se instala dentro del propio programa y da contexto sobre las grandes creaciones de la Historia. Se pueden escoger entre orquestas, música de cámara, ópera o solistas.

Disponible nuevo PODCAST de “Grandes ciclos”: Szymanowski – Entre Varsovia y Viena


Ya está disponible el PODCAST del día 2 de abril y su descarga:

Concluímos el repaso por las principales obras de juventud (de la etapa como estudiante en Varsovia) de Szymanowski. Escuchamos las Variaciones sobre un tema folclórico polaco op. 10, la Obertura de concierto en Mi Mayor op. 12 y la Fantasía para piano op. 14. Recordamos a uno de los intérpretes vinculados al grupo de la Joven Polonia, el pianista Heinrich Neuhaus, a quien escuchamos interpretando un preludio de Debussy. Completamos el programa con la Sonata nº 2 en La Mayor de nuestro autor, la primera obra importante de su siguiente etapa, desarrollada principalmente en Viena.

2 de abril: Szymanowski – Entre Varsovia y Viena DESCARGA PODCAST

Crítica: El muñeco diabólico


Valencia, 06/03/2012. Palau de la Música. Alexei Volodin, piano. Franz Schubert: Impromptus, op. 90, D. 899. Ludwig van Beethoven: Sonata nº 8 en do menor, op. 13, Patética. Piotr I. Chaikovski (arreglo de Mijaíl Pletnev): Suite de Cascanueces. Igor Stravinski: Tres movimientos de Petrushka. Décimo concierto de abono de la temporada de invierno. Ocupación: 85%

Volodin guarda una distancia respetable con el piano. Su espalda, muy recta, tanto que cuando deja de estarlo casi parece tender más a una relación convexa que cóncava con el teclado. Las muñecas, a veces muy bajas. Y los dedos, sólo los dedos, para tratar a Schubert. De una forma muy ligera, tanto por la pulsación como por la velocidad elegida. De algún modo es como si estuviera mirando al siglo XVIII, lo que no resulta en absoluto descabellado. Pero es que entonces hace sonar unos Impromptuscuya melodía suena nítida aunque mecánica y sin reparar en gradaciones de color en el acompañamiento ni en sutilidades rítmicas. Así, radicalmente “antiafectada”, su lectura no encuentra momento para respirar, para llevar al oyente por un viaje que debería estar hecho de matices sutiles y expectaciones más o menos confirmadas. Y Schubert se ve reducido a un ejercicio poco romántico de mecanismo superficial.

No muestra grandes cambios en su versión de la Patética de Beethoven, también abocada a un juego marcadamente digital, si acaso mejor resuelta por afinidad entre las urgencias del proceder pianístico del intérprete y el impulso del discurso beethoveniano. De todas formas, sigue sin sacarle partido, por ejemplo, a la incitación del Grave inicial como generador del primer movimiento o a las diferencias entre la sucesivas reapariciones del tema en el rondó final.

Las obras que configuraban la primera parte del programa han sido tradicionalmente ejecutadas sin piedad por pianistas aficionados durante décadas. Quizá Volodin pretendiera con su interpretación limpiar la capa espesa de remilgos que sobre ellas se ha depositado. Sin embargo, pese a su virtuosismo evidente, no consiguió lograr más que una versión de estudiante aventajado.

Por diferentes derroteros se movió la segunda mitad de la velada, organizada en torno a piezas que en su origen habían sido concebidas para ballet, la primera en arreglo de Mijaíl Pletnev sobre el Cascanueces de Chaikovski y la última en trabajo del propio autor diez años después del estreno de su Petrushka. El aliño de Pletnev cuenta como principal aval la popularidad de la música de la que parte. Y, cosa curiosa, fue al desgranar estos pentagramas de aroma confitado cuando Volodin fue dando cuenta de una multiplicidad en sus procedimientos hasta entonces no expuesta, la cual hizo augurar al auditorio (que, por cierto, debía de ignorar las dos lenguas oficiales del lugar, dado el caso que le hicieron a los avisos de desconectar los teléfonos móviles) la gran explosión del complicadísimo Stravinski que cerraba la sesión. Un Stravinski que por mucho que se empeñara en indicar que lo suyo no era una transcripción de la obra para orquesta, no hubiera podido evitar que el pianista, liberado el brazo, fuera capaz de sugerir una rica paleta de colores, servida por una enorme variedad en los ataques, minuciosos y exactos, y ahora, por fin, apenas mecánicos (cuando precisamente su pulsación maquinal no lo pone fácil para lograrlo). De esta manera el muñeco y los ambientes de su entorno volvieron a cobrar vida. Vida quizá tomada en préstamo de un público que tardó en cerrar la boca. Tal fue su grado de arrebatamiento.

Una sinfonía de recortes ‘in crescendo’


Primero fue el disco, una crisis de soporte que la música clásica pudo sortear con mejor fortuna que el pop y el rock. Internet tardó mucho más en ofrecer alternativas a las grabaciones de los mejores sellos de música sinfónica y ópera. Pese a todo, en las oficinas de las discográficas ya no queda casi nadie. El refugio era la música en directo: los conciertos y las grandes puestas en escena operísticas salvarían el negocio. Pero no ha durado mucho. La música culta en España es una actividad subvencionada en la mayoría de casos y en época de crisis, si hay que recortar, dice el manual del político, conviene hacerlo en aquellas actividades que la gente asocie al lujo y a las élites. Miren, si no, al Liceo y los dos millones de euros que casi le cuestan un dramático ERE temporal y que han destrozado su imagen internacional.

Así que, sin ayudas (y ese problema quizá debería revisarse), muchos festivales o ciclos de música desfallecen. El último ejemplo ha sido el Ciclo de Lied de la Zarzuela y el del Liceo de Cámara en el Auditorio Nacional que Caja Madrid patrocinaba en la capital. La entidad bancaria ha reducido en un 20% su presupuesto cultural y el tijeretazo se lo llevan los apartados de difusión y programación. Se acabaron estos dos eventos tan arraigados en la vida musical madrileña. Además, se ha ralentizado hasta 2013 la reforma del flamante Palacio de la Música que se estaba remodelando en plena Gran Vía para convertirlo en un auditorio de primer nivel. Las obras se han parado hasta que no se encuentre alguna empresa que quiera asumir su gestión y programación, ya sea comprándolo o alquilándolo.

“Lo estamos pasando muy mal”, dicen en el Festival de Música Religiosa de Cuenca.

La Orquesta Nacional de España (ONE), durante una actuación en el Auditorio Nacional.
La Orquesta Nacional de España (ONE), durante una actuación en el Auditorio Nacional.

Los festivales, que durante años han puesto en el mapa a pequeños municipios españoles, sufren ahora más que nadie. Sus ingresos dependen principalmente de patrocinios y aportaciones de administraciones públicas (diputaciones, ayuntamientos y comunidades autónomas). Caja Madrid (ahora Bankia), por ejemplo, era también un importante patrocinador de la Semana de la Música Religiosa de Cuenca. Su marcha consiguió paliarse con la entrada de Caja Rural. Pero llovía sobre mojado: ya había perdido el 10% que aportaba la desaparecida Caja de Castilla-La Mancha y han caído en picado las subvenciones de las que depende un evento que este año celebra su 51ª edición y que ha visto reducido su presupuesto en un 40%.

“Lo estamos pasando muy mal. Se han suspendido todos los pagos de las aportaciones. Estamos pendientes todavía de las del año pasado. Si hay voluntad de todos los implicados, no se tendrá que suspender”, explica su directora, Pilar Tomás, sin descartar completamente que el festival pudiera cancelarse. “La voluntad es continuar, sanear al máximo… Pero puede haber un puñetazo encima de la mesa. Yo estoy trabajando en la continuidad, el arraigo que tiene este festival en la ciudad hace que todos tengamos ganas de seguir”, señala Tomás.

Tampoco hay dinero en las arcas públicas para convocar audiciones y renovar plazas en las orquestas que quedan vacantes o para sustituir a directores salientes. Habrá que aplazar el sueño de poner algún día a las orquestas españolas a un primer nivel. La sinfónica de Valencia solo tiene ya en plantilla a 55 de sus 91 músicos. Detrás de Lorin Maazel se fueron algunos de sus mejores intérpretes.

Trabajadores del Liceo de Barcelona protestan frente a las puertas del teatro.
Trabajadores del Liceo de Barcelona protestan frente a las puertas del teatro.

En Madrid, la Orquesta Nacional de España (ONE) sigue sin nombrar a un director titular que sustituya al saliente Josep Pons. “Ese tema no es prioritario”, manifestó el secretario de Estado, José María Lassalle, en una entrevista hace dos semanas. Sus palabras han sentado como un tiro entre los músicos, que confiaban en el nuevo proyecto y, en muchos casos, esperaban que se regularizase su situación laboral. La frase de Lassalle permite formarse una idea de por dónde van los tiros en la administración respecto a la música clásica. La ONE tenía ya atado al joven director alemán David Afkham, uno de los músicos con más proyección de Europa en este momento. Pero el adelanto de las elecciones frenó esta operación, que difícilmente podrá llevarse ya a cabo. “Está abortado”, señaló Lassalle. Una lástima.

En el otro lado de la trinchera, los agentes y promotores se quejan a diario del dinero que les deben las administraciones. “En algunos casos, el retraso acumulado es de dos años. Es imposible seguir trabajando así. Hay algunos sitios, como Galicia, donde el problema es especialmente sangrante”, revela un promotor de música clásica. También se esfuman muchos de los abonos de los ciclos más importantes de música sinfónica. Ibermúsica, por ejemplo, ha perdido 400 abonados en los últimos tiempos y su creador, Alfonso Aijón, se encomienda a la inversión privada para salir del atolladero. “Confío en la futura ley de mecenazgo y en la entrada de patrocinadores para poder sobrevivir”, asegura. Su homólogo en Barcelona, Josep Maria Prat, creador de Ibercamera, cree que “el futuro pasa por la coproducción y la inversión de los papeles de publico y privado”.

Enrique Subiela, figura importante de la música clásica en España, representante de artistas como Lang Lang, Gustavo Dudamel o Cecilia Bartoli, resume con mucha claridad la situación de la música en España en este vídeo sobre los recortes en la música. Para él, “la música clásica ha vivido en este país una burbuja como la inmobiliaria” y ahora se encuentra al borde del colapso. Hubo un tiempo en que cada ciudad construyó su propio auditorio, quiso tener su orquesta y traer a los mejores solistas y directores. La fiesta se acabó y toca pagar los recibos. Pero no hay forma posible de hacerlo. Muchos agentes como Subiela se han plantado y urgen a las administraciones que paguen lo que adeudan. En cualquier caso, como dice este representante, se trata de un mundo y un negocio, tal y como los conocíamos hasta ahora, en “demolición”.

FUENTE: El País

ARTÍCULOS RELACIONADOS:

Disponible nuevo PODCAST de “Grandes ciclos”: Gustav Leonhard – Homenaje a Gustav Leonhard


Ya está disponible el PODCAST del día 12 de marzo y su descarga.

Iniciamos el ciclo dedicado a recordar la figura de Gustav Leonhardt, quien falleció el pasado 16 de enero de 2012, con el autor con el que más se identificó: Johann Sebastian Bach. Escuchamos la grabación que el maestro holandés realizó en 1953 de las grandiosas Variaciones Goldberg y completamos el espacio con la Cantata BWV 12 “Lágrimas, lamentos, tormentos, dudas” con el Leonhardt Consort, perteneciente a la integral de cantatas religiosas que nuestro protagonista grabó junto a Harnoncourt.

12 de marzo: Gustav Leonhard – Homenaje a Gustav Leonhard DESCARGA PODCAST

Top 100 compositores clásicos


Para escuchar sus obras totalmente gratis gracias a:

 
 

Ver todos

Adam, Adolphe
Albéniz, Isaac
Albinoni, Tomaso
Allegri, Gregorio
Anderson, Leroy
Bach, Carl Philipp Emanuel
Bach, Johan Christian
Bach, Johann Sebastian
Barber, Samuel
Bartók, Béla
Beethoven, Ludwig van
Berlioz, Hector
Bernstein, Leonard
Bingen, Hildegard von
Bizet, Georges
Boccherini, Luigi
Borodin, Alexander
Brahms, Johannes
Britten, Benjamin
Bruch, Max
Bruckner, Anton
Chopin, Frédéric
Copland, Aaron
Corelli, Arcangelo
Couperin, François
Debussy, Claude
Delibes, Leo
Dowland, John
Dvořák, Antonín
Elgar, Edward
Falla, Manuel de
Fauré, Gabriel
Franck, César
Gershwin, George
Ginastera, Alberto
Gounod, Charles
Granados, Enrique
Grieg, Edvard
Handel, George Frideric
Haydn, Franz Joseph
Hindemith, Paul
Holst, Gustav von
Joplin, Scott
Khachaturian, Aram
Kreisler, Fritz
Lasso, Orlando di
Lauridsen, Morten
Liszt, Franz
Lully, Jean-Baptiste
Mahler, Gustav
Mendelssohn-Bartholdy, Felix
Messiaen, Olivier
Monteverdi, Claudio
Mozart, Wolfgang Amadeus
Mussorgsky, Modest
Offenbach, Jacques
Orff, Carl
Pachelbel, Johann
Paganini, Niccolò
Palestrina, Giovanni Pierluigi da
Pärt, Arvo
Pergolesi, Giovanni Battista
Piazzolla, Astor
Poulenc, Francis
Pres, Josquin des
Prokofiev, Sergei
Puccini, Giacomo
Purcell, Henry
Rachmaninov, Sergei
Ravel, Maurice
Rimsky-Korsakov, Nikolai
Rodrigo, Joaquin
Rossini, Gioachino
Rutter, John
Saint-Saëns, Camille
Satie, Eric
Scarlatti, Domenico
Schönberg, Arnold
Schubert, Franz
Schumann, Robert
Scriabin, Alexander
Shostakovich, Dimitri
Sibelius, Jean
Smetana, Bedrich
Sor, Fernando
Sousa, John Philip
Strauss, Johann (jr)
Strauss, Johann (sr.)
Strauss, Richard
Stravinsky, Igor
Tárrega, Francisco
Tchaikovsky, Pyotr Ilyich
Telemann, Georg Philipp
Vaughan Williams, Ralph
Verdi, Giuseppe
Victoria, Tomás Luis de
Villa-Lobos, Heitor
Vivaldi, Antonio
Wagner, Richard
Weber, Carl Maria von

Josmanu

Ya están disponibles de manera provisional muchas partituras que tendremos colgadas dentro de nuestro blog


En efecto, ya tenemos muchas partituras colgadas en nuestro hosting de SpiderOak, por ello podéis disfrutar de ellas de manera provisional a través de este enlace. Decimos de manera provisional porque los enlaces de todas las partituras que vayamos subiendo se irán colocando de la misma manera a como están colocadas actualmente las partituras de piano. Pero por ser un trabajo bastante lento sabiendo que va a llevar bastante tiempo terminarlo, las partituras estarán también disponibles a través de ese enlace.

Esperemos sean de ayuda y no duden comentar sus impresiones!

Saludos!

Gracias por esas 30.000 visitas y por contar con este blog para informarse


Desde aquí quiero mandar el agradecimiento a todos los que nos han visitado en este tiempo, que ya son 30.000 visitas registradas. Igualmente quiero informar que se trabajará muy duro para seguir continuando con la tarea de dar lo máximo posible en cuanto a contenidos de música clásica y demás temas relacionados con la música en general se refiere.

Muchas gracias por formar parte de esta humilde comunidad y esperemos seguir siendo útiles en la fomentación de la cultura musical a través de la red.

30.000 GRACIAS!