Crítica: El muñeco diabólico


Valencia, 06/03/2012. Palau de la Música. Alexei Volodin, piano. Franz Schubert: Impromptus, op. 90, D. 899. Ludwig van Beethoven: Sonata nº 8 en do menor, op. 13, Patética. Piotr I. Chaikovski (arreglo de Mijaíl Pletnev): Suite de Cascanueces. Igor Stravinski: Tres movimientos de Petrushka. Décimo concierto de abono de la temporada de invierno. Ocupación: 85%

Volodin guarda una distancia respetable con el piano. Su espalda, muy recta, tanto que cuando deja de estarlo casi parece tender más a una relación convexa que cóncava con el teclado. Las muñecas, a veces muy bajas. Y los dedos, sólo los dedos, para tratar a Schubert. De una forma muy ligera, tanto por la pulsación como por la velocidad elegida. De algún modo es como si estuviera mirando al siglo XVIII, lo que no resulta en absoluto descabellado. Pero es que entonces hace sonar unos Impromptuscuya melodía suena nítida aunque mecánica y sin reparar en gradaciones de color en el acompañamiento ni en sutilidades rítmicas. Así, radicalmente “antiafectada”, su lectura no encuentra momento para respirar, para llevar al oyente por un viaje que debería estar hecho de matices sutiles y expectaciones más o menos confirmadas. Y Schubert se ve reducido a un ejercicio poco romántico de mecanismo superficial.

No muestra grandes cambios en su versión de la Patética de Beethoven, también abocada a un juego marcadamente digital, si acaso mejor resuelta por afinidad entre las urgencias del proceder pianístico del intérprete y el impulso del discurso beethoveniano. De todas formas, sigue sin sacarle partido, por ejemplo, a la incitación del Grave inicial como generador del primer movimiento o a las diferencias entre la sucesivas reapariciones del tema en el rondó final.

Las obras que configuraban la primera parte del programa han sido tradicionalmente ejecutadas sin piedad por pianistas aficionados durante décadas. Quizá Volodin pretendiera con su interpretación limpiar la capa espesa de remilgos que sobre ellas se ha depositado. Sin embargo, pese a su virtuosismo evidente, no consiguió lograr más que una versión de estudiante aventajado.

Por diferentes derroteros se movió la segunda mitad de la velada, organizada en torno a piezas que en su origen habían sido concebidas para ballet, la primera en arreglo de Mijaíl Pletnev sobre el Cascanueces de Chaikovski y la última en trabajo del propio autor diez años después del estreno de su Petrushka. El aliño de Pletnev cuenta como principal aval la popularidad de la música de la que parte. Y, cosa curiosa, fue al desgranar estos pentagramas de aroma confitado cuando Volodin fue dando cuenta de una multiplicidad en sus procedimientos hasta entonces no expuesta, la cual hizo augurar al auditorio (que, por cierto, debía de ignorar las dos lenguas oficiales del lugar, dado el caso que le hicieron a los avisos de desconectar los teléfonos móviles) la gran explosión del complicadísimo Stravinski que cerraba la sesión. Un Stravinski que por mucho que se empeñara en indicar que lo suyo no era una transcripción de la obra para orquesta, no hubiera podido evitar que el pianista, liberado el brazo, fuera capaz de sugerir una rica paleta de colores, servida por una enorme variedad en los ataques, minuciosos y exactos, y ahora, por fin, apenas mecánicos (cuando precisamente su pulsación maquinal no lo pone fácil para lograrlo). De esta manera el muñeco y los ambientes de su entorno volvieron a cobrar vida. Vida quizá tomada en préstamo de un público que tardó en cerrar la boca. Tal fue su grado de arrebatamiento.

Anuncios

Xu Zhong dirigirá el Bellini de Catania


El pianista y director de orquesta chino Xu Zhong, será el nuevo director artístico del Teatro Massimo de Catania (Italia). Zhong sustituye a Will Humburg, quien abandonó la dirección el pasado mes de diciembre. Esta es la primera vez que un director chino se hace cargo de un teatro italiano de tanta tradición como el Bellini de Catania.

Xu Zhong nació y realizó sus primeros estudios musicales en Shangai, que continuó luego en París con Dominique Merlet (piano). Tras obtener algunos premios como pianista (entre ellos un cuarto premio en el Chaicovsqui de Moscú) comenzó a estudiar seriamente dirección de orquesta. Actualmente desarrolla simultáneamente ambas especialidades. Ha dirigido numerosas orquestas en todo el mundo occidental y sigue manteniendo una importante actividad en Shangai, especialmente como fundador y director artístico del Premio de Piano de Shangai.

La OFCM recuerda a Joaquín Gutiérrez Heras


La Orquesta Filarmónica de la Ciudad de México (OFCM), bajo la dirección huésped principal de José Areán, rindió homenaje al compositor Joaquín Gutiérrez Heras (1927-2012), fallecido en días pasados, en un recital que ofrecido en el marco de su Temporada 2012.

En la Sala Silvestre Revueltas del Centro Cultural Ollin Yoliztli, que lució una gran entrada, la agrupación orquestal, bajo la batuta de Areán, ejecutó la pieza “Postludio”, de Gutiérrez Heras, en reconocimiento a quien dejó todo un legado a través de sus composiciones.

Luego del fuerte aplauso del público, la orquesta continuó el programa con “Poema elegiaco”, de Manuel M. Ponce (1882-1948), una obra que tiene un ritmo variado, que también permite mostrar el virtuosismo de los músicos, que llevaron la obra, tal como fue concebida, a propósito del 130 aniversario de natalicio del autor.

Antes del intermedio se ejecutó Suite “Mamá la Oca”, de Maurice Ravel (1875-1937), de la cual se tocó “Pavana” de “La bella durmiente”, “Pulgarcito”, “Laideronette, emperatriz de las pagodas”, Conversación de “La bella y la bestia” y “El jardín de las hadas”, una serie de piezas infantiles que evocan aquellos cuentos clásicos que maravillan a los niños y no tan niños.

Posteriormente, la Orquesta Filarmónica de la Ciudad de México (OFCM) interpretó “España”, de Emmanuel Chabrier, pieza que tiene ritmos muy ricos en tonalidades, que el público aplaudió al término de la ejecución.

Para concluir, la agrupación tocó “Tres nocturnos”, de Claude Debussy (1862-1918), de la cual se desprenden los movimientos “Nubes”, “Fiestas” y “Sirenas”, que también fueron un homenaje a este compositor por el 150 aniversario de su natalicio.

José Areán, originario de la Ciudad de México, es uno de los más destacados directores mexicanos. Ha incursionado en una amplia gama de actividades musicales y culturales: la ópera, la música sinfónica, de cámara, cinematográfica, la promoción cultural y la producción musical forman parte de sus intereses.

Con 33 años de actividades ininterrumpidas, la Orquesta Filarmónica de la Ciudad de México es considerada como una de las agrupaciones más importantes del país. Desde 1978, ha presentado más de tres mil conciertos en las principales salas del país, así como en diversos foros de Estados Unidos, Europa, Sudamérica y el Lejano Oriente.

Necesaria innovación en el Festival de Música Barroca para atraer más público


El principal reto del Festival de Música Barroca de San Miguel de Allende en Guanajuato, es reiventarlo “porque debemos atraer al público nacional y extranjero”, expresó su director, Rodrigo Treviño.

Destacó que siempre buscan ofrecer atractivas opciones de calidad para que el público se acerque, lo conozca y repita la experiencia.

“Buscamos ser innovadores y cada año sorprender a la gente con algo nuevo, ejemplo de ello fue el 2010, año del Bicentenario de la Independencia y Centenario de la Revolución mexicanas, a través de una narración de la historia de México”, dijo Rodrigo Treviño.

Explicó que esta edición tiene como tema principal “Joyas Divinas y Otros Secretos”, pues los conciertos se realizarán en joyas arquitectónicas que datan de los siglos XVI y XVII como el Centro Cultural y Capilla de Santa María del Obraje y el Ex Convento de San Agustino de San Pablo.

“La inauguración será en Yuridia una joya arquitectónica que casi nadie conoce, pero que tiene el Ex Convento de San Agustino de San Pablo, espacio donde se realizará el concierto de inauguración”, señaló Treviño.

Aclaró que el festival no busca superar el número de visitantes de ediciones pasadas, porque los foros donde se realizan los conciertos son pequeños, pero lo que si buscan cada año es la calidad.

“Creo que el crecimiento se refleja más en lo que respecta a la hotelería, y ahora nosotros en este año es mostrar joyas arquitectónicas que nadie conoce”, dijo el director del encuentro.

Entre los músicos que participarán destacan Accademia Bizantina, Bach Choir Houston, Camerata Ventapane, A viva Voce, Michael Tsalka, Claudine Gómez y Command Performance.

Grupos y solistas reconocidos a nivel mundial provenientes de países como Italia, Estados Unidos, Alemania e Israel, interpretarán, con instrumentos originales, música de Johan Sebastian Bach, Vivaldi, Corelli, Monteverdi, Palestina, Byrd, y Handel, entre otros.

Además de los conciertos, destaca una serie de actividades gratuitas como programas musicales, exposiciones, actividades y conciertos para niños en hermosos templos, casonas y espacios culturales de esta ciudad que ha sido denominada Patrimonio Cultural de la Humanidad.

FUENTE: El Informador